jueves, 31 de diciembre de 2009

Venga el Año Nuevo 2010, mis mejores deseos desde este espacio


Juan Rulfo confesó en alguna ocasión que los cuentos le sirvieron como preparación para poder escribir su obra cumbre: Pedro Páramo. Al igual que nuestro gran maestro Jalisciense con su inigualable libro de relatos cortos El llano en llamas, el principal motivo por el que creé este blog y comencé a escribir en él, fue para practicar mi prosa. Y es que, conforme fui avanzando en la lectura de los grandes escritores, me di cuenta de que muchos de ellos fueron, o son, periodistas; el escribir para periódicos y revistas los ayudo a perfeccionar su estilo. El Gabo, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Pablo Neruda, Octavio Paz, Elena Poniatowska, fueron, o incluso algunos aun son, periodistas. Y como no traer a la memoria a Edgar Allan Poe y, ya más para acá, a Ernest Hemingway.
El maestro Saúl Rosales, Jaime Muñoz Vargas y Vicente Alfonso son los escritores laguneros que admiro, y sigo constantemente; y también son periodistas. Ellos han comentado, no en pocas ocasiones, lo mucho que les gusta escribir en diarios y revistas, y también lo mucho que sus columnas y artículos los han ayudado en el desarrollo de su carrera literaria; porque déjenme decirles que el periodismo también es un genero literario, siempre y cuando se escriba con el mismo fuego y la misma pasión con que se escriben el cuento, la novela, el ensayo, el teatro y la crónica.
Así que, con mi espacio, quise seguir el ejemplo de los grandes maestros literarios. Mi meta original era escribir un post por semana, y seguir así durante todo el año; gracias a Dios lo conseguí.
Muchas gracias a mis cuatro lectores por seguir este espacio, mi espacio, su espacio, el espacio de quien guste de las cosas que me rondan en la azotea y que, para que no me sigan mortificando dulce y recurrentemente, las plasmo aquí.
Teresa, un beso y un abrazo. Mil gracias por hacer de este lugar tu sitio de visitas y lecturas. Te deseo de todo corazón un muy feliz y prospero Año Nuevo 2010; que todos tus sueños y los deseos más profundos de tu corazón se hagan realidad.
También muy feliz y prospero Año Nuevo 2010 a todos mis lectores (espero que sean muchos), que todos sus sueños y deseos se cumplan tal como esperan.
Y como escribió Adela Celorio en su última entrega de Siglo Nuevo: hay que darle la oportunidad al Año Nuevo 2010 y confiar en que será un buen año.

2 comentarios:

  1. Gracias por el beso y el abrazo, dos objetos tan fugaces pero que nos hacen despertar y esperar lo mejor por venir.

    10 años después del milenio. Es una travesía sin un destino determinado.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Teresa.
    Nuevamente un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar