viernes, 16 de octubre de 2009

Quieren demandar a Gabriel García Márquez por causa de unas putas tristes


El mundo llama inmorales a los libros que le explican su propia vergüenza.

Oscar Wilde


Para todos aquellos que son, al igual que yo, lectores, seguidores y admiradores de Gabriel García Márquez -conocido como El Gabo entre sus amigos-, seguramente ya leyeron, releyeron, se molestaron y siguen sin entender, la censura que se erigió sobre la novela “Memoria de mis putas tristes” del Novel de Literatura Colombiano, así como también sobre la película que estaba próxima a filmarse basada en esta obra literaria.
Resulta que a Teresa Ulloa Ziaúrriz, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, le parece que filmar una película sobre este tipo de trama, "representa un riesgo en un país donde la pedofilia y la trata de personas con fines de explotación sexual crecen con la tolerancia y la complicidad de autoridades", según las mismas palabras de Teresita, que sin duda forma parte del grupo de neo-inquisidores que existe en México, y que tiene la firme determinación de impedir cualquier manifestación del arte que atente en contra de las buenas costumbres, la moral y que además promueva, como según ella es el caso del novela del Gabo, la pedofilia, la depravación, el sexo con menores de edad, y no sé que tantas cosas más.
¡Por amor de Dios, que alguien ubique a Doña Teresa! En verdad que no entiendo como una mujer como ella, que ostenta el puesto de directora en un importante organismo que lucha contra el tráfico de mujeres y niñas, no pueda distinguir entre lo que es una obra literaria latinoamericana de ficción y la realidad de la verdadera promoción de la depravación a costa de los y las menores de edad.
Para empezar, Doña Teresa no ha visto, o no a querido ver, los novelones de Televisa y TV Azteca, en donde las adolescentes enseñan casi todo y actúan en escenas mega sugestivas, y ni quien diga pío. Además, ¿Qué pasa con la pornografía que es legal en México y en el mundo? Las actrices porno cada vez son más jóvenes, y hay miles de filmes donde aparecen vestidas, el poco tiempo que permanecen con ropa, como si fueran unas colegialas viviendo al extremo su adolescencia. Aclaro que eso me han dicho mis amigos más pervertidos, que son quienes ven ese tipo de filmes (jajajajajaja). ¿Que hombre no ha visto algo, o mucho, de pornografía en su vida? Y agárrense todos aquellos que ostentan a toda ley el título de machistas: actualmente un porcentaje muy, pero muy alto de mujeres de todas las edades también está familiarizado con el sexo explícito, ya sea en fotografía o en video.
Memoria de mis putas tristes tiene varios años circulando, y vendiéndose muy bien, en el mercado literario mundial; ya habían tratado de censurarla, primero por el título que escogió El Gabo, y después por el contenido. Bueno ¿Y dónde demonios quedó la libertad de expresión? ¿Qué sigue más tarde, alguien que pretenda que no se filmen películas sobre guerra porque promueven la guerra, que no se permita la publicación de relatos o novelas policíacas sobre asesinatos porque eso despierta en las personas el deseo de matar? Uno se puede dar cuenta de que, si seguimos por esa línea de censura, ni siquiera las novelas rosadas de Corín Tellado se salvarían de las demandas ante la PGR; se puede decir que todo, o casi todo, sería prohibido. ¡Que padre! Estamos de regreso a la Edad Media.
Voltaire fue censurado y repudiado en su época, sobre todo por la iglesia católica, por sus ideas y sus escritos; dos frases suyas defienden la libertad de expresión de todo individuo sobre la faz del orbe:

Detesto lo que escribes, pero daría mi vida para que pudieras seguir escribiéndolo.

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.

Tal vez la mancha más grave en el proyecto del filme basado en la novela Memoria de mis putas tristes, y que llamó la atención de Ulloa, es el apoyo que se iba a otorgar por parte del Gobierno de Puebla, en específico: del régimen comandado por el gober precioso.
Esperemos que, aunque el Gobierno de Puebla ya retiró el apoyo para la filmación de la película, los productores encuentren pronto otro patrocinador, y que no se dejen doblegar por ninguna persona que, valiéndose de la dirección de una asociación civil importante, censure, prohíba y demande penalmente solo porque sus complejos se ven reflejados en cualquier cosa, en cualquier parte, o en algunas de las diferentes manifestaciones artísticas, como el cine y la literatura.

2 comentarios:

  1. Se pueden prohibir o intentar ocultar muchos temas, y en especial si es relacionado al sexo. Cada quién tiene sus tabúes, y estamos en un estira y afloja de lo políticamente correcto. Por mi parte, me parece lamentable la sobreexposición y gran aceptación que tiene la música que enaltece a los narcotraficantes, refleja la pobreza ética que tenemos. Todo mundo quiere ser rico como sea, tenemos derecho a disfrutar lo que otros poseen como derecho propio...Cómo no querer pasearse en la Escalade blindada, si bien haya que ser sicario a los 13 años.

    Creo que me fui por otro lado, pero sabemos que los pedofilos no desaparecerán si deja o no de existir una novela que habla de putas de 12 años.

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo totalmente contigo, Teresa. En lo personal, y aunque en la adolescencia me gustaba mucho este tipo de música, también pienso que los corridos pintan como héroes a los narcotraficantes, y eso quizás si sea una invitación abierta a todos los jovenes que pasan por la edad donde son más fáciles de influenciar, y ni quien diga nada.
    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar